Informaciones generales

Breve historia de la Universidad

El 11 de octubre de 1458 y más tarde el 9 de mayo de 1464, luego de la pacificación o rendición del soberano, despuéés del apoyo dado por los habitantes de L’Aquila a los últimos angevinos, la ciudad pidió al rey Fernando de Aragón la licencia de abrir un studium como los ya existentes en Bolonia, Siena y Perusa. El rey concedió lo demandado pero no se sabe, faltando pruebas documentales, si la comuna instituyó el estudio. Antes y después de tal solicitud está documentado, en cambio, que se iba a estudiar derecho civil y canónico al studium de Perusa (es el caso de Fray Giovanni da Capestrano y de Berardino di Ludovico, familiar del cronista Francesco d’Angeluccio di Bazzano, doctorado en 1474).

En los últimos años del siglo XVI, exactamente desde 1596, los jesuitas en su colegio impartieron instrucción superior. El Aquilanum Collegium después de su expulsión del reino decretada en 1767, se transformó en Colegio Real donde, a las cátedras de teología, filosofía e historia, matemáticas, letras y griego, se añadieron, en 1785, asignaturas científicas como química, anatomía, medicina teórica y práctica y, en 1792, las de cirugía y obstetricia. Pero con el decreto del 30 de mayo de 1807, José Napoleón, reorganizando los colegios reales, suprimió el de L’Aquila y abrió uno en el Monasterio del Santo Espíritu del Morrone, cerca de Sulmona.

Transcurrieron apenas siete años y el 21 de agosto de 1814 se inauguró en L’Aquila, una escuela superior para todos los abruzos con asignaturas universitarias anexadas de medicina, instituida por Joaquín Murat, cuñado de Napoleón. Inmediatamente después de la restauración, con decreto del 14 de enero de 1817, el rey Fernando estableció que en L’Aquila, Bari, Salerno y Catanzaro se abriera un Real Liceo en el cual se impartiera derecho, anatomía y fisiología, cirugía y obstetricia, química y farmacia, medicina legal y ciencias varias. Con decreto del 3 de diciembre de 1874, los estudiantes sostuvieron la idoneidad al ejercicio de farmacia, de la llamada baja cirugía y de la agrimensura en el Real Liceo de L’áquila mientras consiguieron el doctorado en la Universidad de Nápoles, de la cual dependían los liceos. A causa de tal disposición, se redujo en modo considerable el núnero de alumnos que asistían a la escuela de L’Aquila que en 1861 se había transformado en Escuela Universitaria de Farmacia, Notariado y Cirugía Menor.
Las escuelas universitarias, por razones económicas, dejaron de existir con real decreto el 30 de septiembre de 1923.

Sólo en el verano de 1949, por iniciativa de Vincenzo Rivera, profesor de ciencias agrarias, académico de Italia, miembro de la Constituyente y varias veces llamado al parlamento, se inauguraron los cursos universitarios de verano a los que participaron principalmente estudiantes abruzos inscriptos en la Universidad de Roma. El éxito de tales cursos puso las bases para la fundación de una libre universidad de L’Aquila, sostenida por instituciones locales, entre otros. El 15 de diciembre de 1952 se inauguraron los cursos del Instituto Universitario de Magisterio. También se debe al profesor Rivera el nacimiento del Observatorio Astronómico de Campo Imperatore, sobre el Gran Sasso d’Italia a 2.200 metros sobre el nivel del mar, del Observatorio y Jardín Botánico de Altitud, del Observatorio Geodinámico, del Observatorio Magnético Nacional y del Museo Paleontológico. Al profesor Páride Stefanini se debe, en cambio, la creación del Instituto Superior de Medicina.

A partir del año académico 1982-83, las Facultades de Magisterio, Medicina y Cirugía, Ingeniería y Ciencias Matemáticas, Físicas y Naturales que constituían la libre Universidad de L’Aquila, instituida con decreto del Presidente de la República del 18 de agosto de 1964, pasaron a ser estatales. A estas facultades se añadió, en 1991, la Facultad de Ciencias Económicas y en 1993, la Facultad de Magisterio se transformó en Filosofía y Letras. En 1996 se instituyó la nueva Facultad de Ciencias de la Formación y, en 1999, la de Ciencias Motoras.

La institución, a través de la Facultad de Ciencias, tiene a su cargo: 1) el Jardín Botánico Alpino, situado cerca de la estación de arribo del teleférico del Gran Sasso, cuyos 3.000 m² de extensión presenta plantas serranas del Gran Sasso, endemismos, centros apenínicos, plantas relictas alpinas, de origen oriental-balcánico y medicinales; 2) el Jardín Botánico, situado cerca de la basílica de Collemaggio con sus 5,5 hectáreas de extensión presenta gramináceas, leguminosas, hidrófilas y oficinales.

La actividad científica y didáctica del Departamento de Física de la Universidad está en relación al laboratorio subterráneo de Física Nuclear del Gran Sasso. En los laboratorios del Instituto Nacional de Física Nuclear, realizados en los años 80 junto al túnel de la autopista que atraviesa el macizo del Gran Sasso, protegidos por 1.400 m. de roca, se desarrollan investigaciones de astrofísica, cosmología, física nuclear y geofísica.

Los departamentos efectúan intercambios culturales y científicos con centros de investigación de todo el mundo. Muchas son las actividades con las que se coopera en las realidades productivas del sector de alta tecnología; relaciones de colaboración científica se han establecido, por ejemplo, con la Dompé, importante industria del sector que ha fijado en L’Aquila una planta productora e importante centro de investigación; la Escuela Superior Reiss Romoli representa, en el sector de las telecomunicaciones, una de las instituciones de estudio y didáctica más avanzadas y sofisticadas de entre las existentes hoy en Europa.


Inicio página Breve historia de la ciudad

precedente